El camino continúa volviendo atras nuestros pasos, junto al puente, y transcurre paralelamente al río por su margen izquierda. Pasaremos por detrás de la fábrica de magnesitas, con sus chimeneas siempre echando humo. Se baja a un arroyo y, nada más atravesarlo, se inicia la ascensión por una estrecha senda, hasta el primer pueblo que se encuentra en este tramo.

2'00 Ilárraz (Illárratz).-

Carece de todo tipo de servicios para el peregrino. Para avituallarse hay que bajar a Urdaiz, que es el pueblo que se ve a la derecha, sobre la carretera.
La iglesia de Santa Lucia, del siglo XVI, es compartida por este pueblo y Esquíroz. El trayecto de Ilárraz a Esquíroz se cubre sobre la carreterilla que une ambas poblaciones. Desde ella también sale un ramal a la carretera principal, que transcurre a lo largo del valle.

3'00 Esquíroz (Eskírotz).-

Tampoco aquí hay ningún servicio para el peregrino.
Tras descender a un arroyo, la ruta se dirige hacia una granja. Nada más rebasarla, cruza la carretera que va a Irure. Las flechas indican la izquierda, hacia esta localidad, evitando siempre la parte más baja del valle, a cambio de un considerable e inútil rodeo, pues la completa recuperación de la traza histórica no ha sido posible por los cultivos que allí han modificado el terreno. Tampoco se entraría, además, en Larrasoaña, importante enclave medieval.
Hay que ir a la derecha, cruzar el río Arga y, por la carretera, llegar al pueblo.

5'00 Larrasoaña (Larrasoaina).-

En la actualidad hay un remodelado albergue municipal que ofrece 30 plazas, duchas con agua caliente y cocina.
La salida (lo mismo que en Zubiri, hay que volver hacia atrás), está en mitad del pueblo, por el mismo puente medieval por donde hemos entrado.
Desde ahí se regresa a la media ladera de los montes. En seguida se alcanza Aquerreta, la primera de la serie de localidades que seguirán a partir de ahora y en las que no hay ninguna posibilidad de aprovisionamiento.

6'00 Aquerreta (Akerreta).–

La recuperación del camino permite atravesar esta pequeña población.
Hay que bajar nuevamente a la carretera; después, desviarse para iniciar un recorrido que transcurre a través de sendas y pistas, ignorando la carreterita que sale de Aquerreta y que más tarde se atraviesa. La última parte de este tramo se hace siguiendo el río. Ya está a la vista Zuriáin, y hay que cruzar el Arga y tomar la N-135.

9'00 Zuriáin.-

Sólo hay casas privadas.
Pasado el punto kilométrico 12 se coge la carretera que, a la izquierda, conduce a Ilúrdoz. Se abandona por la derecha nada más pasar el río, en dirección a unas canteras.

11'00 Iroz (Irozt).-

Tampoco cuenta con establecimientos públicos. Tiene una buena fuente y un precioso puente.
El recorrido termina su nuevo rodeo volviendo, ya por última vez, a la carretera general, junto al punto kilométrico 10. Hay que hacer 600 metros para salir de ella, en el desvío que sube por la derecha hacia las casas de Zabaldica.

12'00 Zabaldica (Zabaldika).-

En seguida unas flechas amarillas nos indican, a la izquierda, la pista que hay que seguir, pasando por el caserío de Arleta, hasta llegar a un desmonte, y por un camino ancho unas veces y sendero en otras vamos bordeando el monte, pasando por los registros de la conducción de agua a Pamplona, en invierno este tramo tiene mucho barro y algunos tramos se hacen intransitables, llegaremos a la circunvalación de Pamplona.
Inmediatamente después de cruzar la carretera (por un túnel, si no está lleno de agua) se gira 90º a la derecha para ascender un fuerte repecho de unos 300 metros por una buena pista, apta para vehículos, que va bordeando el monte de Miravalles.
Una vez coronado este repecho, se inicia un pronunciado descenso que nos situará en el Puente Medieval de Arre.
Tras cruzar este puente de seis arcos, sobre el río Ulzama y pasar bajo los arcos de la Basílica de la Trinidad de Arre, del siglo XIII, entramos ya en las calles de Villaba.

21'00 Villaba (Atarrabia).-

El Convento de la Trinidad de Arre, ofrece al peregrino un pequeño refugio con 16 camas, duchas con agua caliente y cocina.
Villaba se cruza por su calle central, que coincide con el trazado de la carretera. Fusionada a ella se encuentra la localidad de Burlada, área de expansión industrial y comercial de Pamplona, que también atravesamos por su avenida-carretera.
A la salida de Burlada, entre el concesionario de Renault y Talleres Garisa, parte una calle hacia la derecha. Flechas amarillas en ambos edificios nos indican que éste es el camino a tomar.
Doscientos metros después se cruza la carretera Pamplona-Irún para entrar ya en el barrio pamplonica de La Magdalena, donde en el siglo XI existió un hospital para leprosos.
Un kilómetro y medio después, tras cruzar el río Arga por el Puente de La Magdalena del siglo XIII, el camino atraviesa el parque de la Tejeria, y bordeando la muralla entramos en el casco antiguo de Pamplona.

23'00 Pamplona (Iruña).-

El camino asciende solemnemente a Pamplona bordeando sus murallas hasta alcanzar el Portal de Francia o de Zumalacárregui, para llegar después, por la Calle del Carmen, a la Catedral de Santa María, construida en el siglo XV.
El itinerario prosigue por las calles Curia y Mercaderes hasta llegar a la Iglesia de San Cernín (o San Saturnino) del siglo XIII.
Desde aquí el trayecto continúa por la calle Mayor, en cuyo extremo estaba la Puerta de la Taconera, puerta por la que abandonaban la ciudad los peregrinos medievales, calle Bosquecillo y Vuelta del Castillo.
En el final de ésta cruzamos la moderna Avenida de Sancho el Fuerte para entrar en la calle Fuente de Hierro que, paralela a la carretera general, nos sitúa junto a la Universidad, ya en las afueras de Pamplona.
El refugio está en la calle Ansoleaga nº 2, en la Iglesia de San Saturnino o San Cernín.
Tiene 24 camas, duchas con agua caliente, aseos y cocina.

Plano de la etapa