De nuevo retomamos la carretera, pero en seguida una señal del Camino de Santiago nos advierte del lugar por el que deberemos cruzar uno de los brazos del embalse. Se trata de un estrecho puente metálico que salva este paso a gran altura. En la otra orilla, tras recorrer unos metros por el asfalto, iniciamos el ascenso de un fuerte repecho por un umbrío camino de tierra y piedra.
Superados los primeros doscientos metros, muy duros, se entra en una zona de falso llano. A medida que llegamos al alto, el bosque desaparece y caminamos por lomas peladas hasta tropezarnos de nuevo con la C-533, unos metros antes de la nave de Cerámicas de Portomarín.
A partir de aquí, el trazado de esta comarcal coincide básicamente con nuestra ruta. Ya, definitivamente, los pinares se han adueñado del paisaje, y rodeados por ellos se asciende el Alto de Torros.
Siete kilómetros después de Portomarín se deja a la izquierda el pueblo de Gonzar.

6'00 Gonzar.-.

Existe un albergue para peregrinos habilitado por la Xunta de Galicia. Dispone de 20 camas, duchas con agua caliente y cocina.
Doscientos metros después de su última casa, tomamos, por el lado opuesto de la calzada, una pista de grava que nos conduce a Castromaior.

7'00 Castromaior.-

Desde aquí un fuerte repecho de 800 metros nos sitúa de nuevo en la C-533, por la que se sigue hasta coronar el Alto de Hospital da Cruz. En ese lugar una señal de carretera del Camino de Santiago nos indica el punto de partida de un camino de hierba por el que se llega a Hospital da Cruz.

9'00 Hospital da Cruz.-

Tras dejar atrás esta pequeña aldea, pronto alcanzamos la carretera de Orense a Lugo, que en ese mismo punto cruzamos para seguir de frente por una buena pista asfaltada hasta Ventas de Narón.

11'00 Ventas de Narón.-

Dispone de un refugio con capacidad para 22 peregrinos, que cuenta con cocina y duchas con agua caliente.
Después de un kilómetro de suave ascensión se llega a la cima de la Sierra de Ligonde, divisoria de las cuencas del Miño y del Ulla.

14'00 Ligonde.-

Las antiguas escuelas se han acondicionado como albergue de peregrinos. Dispone de 18 camas, cocina, duchas con agua caliente y un espacio reservado con capacidad para 10 bicicletas.
El descenso es muy cómodo hasta llegar a Ligonde. Sobrepasada esta localidad, la pendiente se hace más pronunciada y tras un par de cerradas curvas se llega a Eirexe.

15'00 Eirexe.-

Después de cruzar la carretera que se dirige a Monterroso, llegamos a Portos desde donde un rústico cartel nos invita a desviarnos a la derecha para conocer el Monasterio de Vilar de Donas.

0'00 Monasterio de Vilar de Donas.-

A dos kilómetros del camino. Si vamos bien de tiempo, bien merece una visita
Volvemos al itinerario jacobeo y llegamos a Portos.

16'00 Portos.-

Muy cercano a Portos está el poblado de Lestedo.

17'00 Lestedo.-

Iglesia de Santiago. Se pasa una fuente y la iglesia y a continuación el cementerio, una pequeña subida y llegamos a Valos.

18'00 Valos.-

En una bifurcación que hay en el centro de este poblado se toma la derecha para descender hasta el lugar donde durante siglos estuvo la Fonte do Remollón, en la que los peregrinos cumplían con el rito que le dio nombre, hoy inexistente.
A la altura de Mamurria dejamos la pista asfaltada para adentrarnos por un bonito camino de hierba y tierra (en el que podemos tener problemas con el barro durante la época de lluvias) que transita paralelo a la carretera N-547. Este camino desemboca un kilómetro después en la carretera, unos metros antes del Alto do Rosario.

22'00 Alto do Rosario.- Altitud 640 m.

En seguida, por el lado opuesto de la calzada, parte una buena pista que, tras atravesar las casas de la aldea de Rosario, desciende hasta el campo de fútbol de Palas do Rei, muy cerca del lugar en el que se encuentra el albergue de peregrinos.

23'00 Palas do Rei.-

El albergue de peregrinos de Palas do Rei cuenta con 40 plazas y dispone, como todos los de reciente construcción, de duchas con agua caliente y cocina. A su lado se ha habilitado una zona de acampada en la que se permiten utilizar los servicios del cercano polideportivo.
En el centro del pueblo, junto a la Iglesia, hay otro refugio sin camas, con capacidad para 40 personas y que también dispone de duchas con agua caliente.
La misma pista que nos había acercado desde Rosario hasta el albergue de Palas do Rei es la que se sigue para descender hasta el núcleo urbano de esta población. Pronto encontramos la parroquia de San Tirso, que bordeamos para descender unas escaleras, cruzar la N-547 y enfilar la Travesía del Peregrino. Al final de esta calle, junto a una fuente de cuatro caños sobre la que se alza la estatua de un anónimo peregrino, volvemos a la carretera.

Plano de la etapa