Realizamos esta bonita y cómoda marcha, entre Castiello y Santa Cilia de Jaca. Etapa esta que tan solo presenta dos pequeñas dificultades: una, la subida a la fuente de la Salud, a la entrada de Jaca, y la otra, pasado el campamento de las Batiellas, donde ascenderemos, a la izquierda de la carretera, por una pista forestal, para evitar así el recorrido de unos cuatro kilómetros por la Nacional 240.
El resto del Camino es muy fácil, y aunque el paisaje no es tan bonito como en la anterior, seguro que también nos va a gustar, pues a partir de Jaca y siguiendo el curso del río Aragón, entraremos en la Canal de Berdún, que también tiene su encanto y vistas muy preciosas, ya que si el tiempo está despejado podremos contemplar hacia el norte las cumbres de la Collarada, el Aspe, Los Lecherines y el Visaurín y a nuestra izquierda, al sur, los potentes macizos de Oroel y San Juan de la Peña.
Iniciaremos nuestra andadura a partir de la carretera nacional, en la parte baja del pueblo, tomando la pista del Valle de la Garcipollera, la cual abandonaremos al poco rato de haber cruzado el puente sobre el río Aragón, donde tomaremos un camino de tierra que encontramos a nuestra derecha. Descenderemos por dicho camino hasta encontrarnos el río Ijuez, que atravesaremos por un vado de obra en piedra y cemento; confiemos en que su cauce no baje crecido, pues en ese caso tendríamos que retornar a la carretera. En este lugar, y en la confluencia del río Ijuez con el Aragón, se encuentra la ermita románica de Santa Juliana.
Cruzado el río encontramos el camino de cabañera, que discurre paralelo al río Aragón, por su izquierda. Seguiremos el camino que encontraremos a la derecha y por debajo de una casilla del ferrocarril de Canfranc, y entre fincas de labor, iremos a desembocar al puente de Torrijos, en el antiguo trazado de la Nacional 330, la que seguiremos unos metros hasta alcanzar el nuevo puente que cruzaremos para tomar un camino a su derecha. Este desciende a veces del nivel de la carretera, sin apartarse mucho de ella ni atravesarla. La Venta de Charli y el Puente de las Grallas quedarán a la derecha. A un kilómetro de Jaca, al comienzo de una gran curva que describe la carretera para llegar a la ciudad, el camino se separa de ella y desciende. Pasamos junto a la Ermita de San Cristóbal y cruzamos un puente románico. Entorno sereno y de gran belleza. La ermita se encuentra bien conservada, rodeada de una espesa y refrescante vegetación; fue construida con sillarejo en 1796 por un tal Francisco Villanúa de Jaca, según reza la placa de la puerta. Sin embargo, esta construcción sucede a otra medieval que aquí se erigía, y que estaba cuidada por un clérigo, el “frate” de San Cristóbal.
El Camino continúa recto hacia la ciudad, ascendiendo hasta alcanzar en su entrada el nivel de la carretera, a pocos metros de un pequeño parque, magnífico balcón mirador sobre el valle del río Aragón, con una acogedora fuente “de la Salud”, que nos recuerda la ubicación del Hospital de la Salud, dedicado a los peregrinos leprosos y del que sólo se conserva un capitel, expuesto en los jardines que hoy llevan su nombre. A partir de aquí, dos son los caminos hacia Jaca. El uno fue transformado en carretera internacional asfaltada y no nos sirve como itinerario jacobeo.
El otro, el que vamos a llevar nosotros, el Camino histórico por el que transitaron Santos, Reyes, Príncipes y miles de peregrinos, es el actual Camino de la Cantera o de Mocorones, que con firme de tierra hoy, se conserva como en el siglo VIII, bordeando la meseta, con su largo balcón mirador sobre el río y valles del Aragón, hasta llegar al Rompeolas del Parque, continuando siempre bordeando la meseta hasta el actual cementerio.
La belleza paisajística de este histórico Camino a su paso por la primera capital de Aragón, debe ser conservada con su actual firme de tierra, no solo por que así lo diga la ley, al haber sido declarado por la UNESCO, Patrimonio de la Humanidad, el más valioso de los títulos, sino también por sus propios valores intrínsecos.

8'00 Jaca.-

Tiene un nuevo Refugio de 30 plazas, con salón, cocina y agua caliente. Junto al viejo Camino de Santiago, se encontraba el Burgo o Burnao, que situado en las afueras de la ciudad amurallada de Jaca, era el lugar de alojamiento de peregrinos y de artesanos que trabajaban para ellos; contaba el barrio con varias iglesias. Todo ello fue destruido para edificar en 1592 la actual Ciudadela. Dejamos a nuestra izquierda la bella ciudad de Jaca, una de las primeras ciudades documentadas de nuestra historia, y salimos de la ciudad por el Mirador del Parque, siguiendo el Camino que por detrás del Camping Victoria y siguiendo el curso de un pequeño canal, desciende un poco y nos lleva a pasar por las edificaciones del Campamento Militar de las Batiellas. Antiguamente los peregrinos salian de Jaca por la puerta de los Baños, pero hoy no la busqueis, ya que fue demolida en el pasado siglo.
Unos 800 metros después, el sendero alcanza la carretera y la cruza, para continuar ahora por su izquierda, siempre paralelo a ella, aunque más alejado, coincidiendo siempre con la cabañera. Muy pronto se alcanza el Barranco de Atarés, que se cruza habitualmente sin problemas (sí hubiese fuerte crecida, habría que retornar a la Nacional 240 que se encuentra a 100 m. aguas abajo).
Cruzado el barranco llegamos a la carretera de Atarés, por la que descendemos hacia la derecha, y sin llegar a la general, porque antes se toma un camino a la izquierda paralelo a la carretera y a la Escuela de Capacitación Agraria, y más tarde asciende considerablemente enre bosques de roble y pino.
El Camino baja luego hasta la confluencia de la antigua carretera, a Santa Cruz de la Serós, la que seguiremos unos metros para abandonarla a la derecha por un camino que cruza otro barranco y nos deja en la antigua Venta de Esculabolsas, hoy Hotel Aragón. El Camino pasa tras la piscina del Hotel y cruza la nueva carretera a Santa Cruz de la Serós. Continúa hacia el oeste, siempre al sur de la Nacional, durante 1,5 Km. junto a campos de cultivo.
Tras un pequeño ascenso se llega a una curva de la carretera a Binacua. La seguiremos hacia la derecha en descenso, hasta la siguiente curva, donde la abandonamos por la izquierda descendiendo por un sendero que la ataja, en dirección a unas casas.
Desde ellas, quedando la carretera a la derecha, se atraviesa un barranco por una pista con su puente, que se sigue junto a unas edificaciones hasta desembocar en la carretera nacional, que habrá que atravesar frente al desvío a Santa Cilia y Somanés. Por esta entrada llegamos a Santa Cilia y damos por concluida la Etapa.

23'00 Santa Cilia de Jaca.-

Tiene un nuevo y bonito Refugio Municipal de 16 plazas. Situada en la margen izquierda del río Araón.
El pueblo está declarado Conjunto Histórico Artístico.

Plano de la etapa