Etapa que afrontamos en dirección sudoeste. A partir de Logroño el camino enfila la ruta de poniente, ruta que no abandona hasta la misma Compostela. Es de nuevo, una etapa prácticamente llana. Los campos de cereal y las viñas ofrecen un bonito paisaje.
El camino de Santiago abandona Estella por la N-111, tras dejar atrás la Puerta de Castilla (o Portal de San Nicolás). Nada más acceder al asfalto encontramos una primera gasolinera y unos metros más adelante, una segunda. Junto a ésta parte hacia la derecha una buena pista, que en suave pero continua ascensión nos sitúa dos kilómetros y medio después en la Plaza de San Pelayo de Ayegui.

1'00 Ayegui.-

Desde esta plaza se inicia un cómodo descenso por un camino de piedra. Pero ¡atención! porque apenas a cincuenta metros del comienzo de éste, deberemos tomar otro camino de similares características que parte a la izquierda haciendo una curva de 180º, y cuya entrada no es fácil de ver y nos podemos despistar.
Este camino nos conducirá hasta la general, que cruzamos en ese mismo punto en dirección al Monasterio de Santa María la Real de Irache que tenemos ya frente a nosotros; a su vera la bodega del mismo nombre y la fuente del vino.

2'00 Irache.-

Desde el monasterio, el camino retoma la pista asfáltica que en menos de un kilómetro nos devuelve a la carretera general, justo al lado del Hotel Irache.
Los siguientes cuatro kilómetros se camina por entre cultivos y están bien señalizados. Tras pasar bajo un túnel la desviación de la carretera, aguardan 700 metros de encinar en perfecto estado de conservación. Una cerca protege el bosque natural, pero no impide el paso al peregrino. El encuentro con otro ramal de la carretera marca el inicio de un segundo bosquecillo, también vallado. A la salida, se presentan dificultades para proseguir a través de un monte bajo muy quebrado. Conviene coger las lindes de los cultivos.

6'00 Azqueta.-

Aquí vive Pablito (el de las varas) un enamorado del camino que te cambiará tu bordón por uno a tu medida, o te podrás coger uno, si no llevas.
A lo largo de este tramo nos acompaña siempre por la derecha el esbelto cerro de Monjardín, coronado por el Castillo de Deyo.
A la salida del pueblo hay que descender por la derecha hacia una vaquería. La pista gira después a la izquierda y sube hasta unas lindes. Al poco rato puede verse la estilizada torre barroca de la iglesia de Villamayor de Monjardin. Pero antes, una sorpresa similar a la de la fuente del vino.
Fuente medieval (Fuente de los Moros) Es fácil de distinguir en cuanto se divisa, porque su apariencia externa se identifica al momento con lo que se espera de una elemental construcción realizada en la Edad Media.

8'00 Villamayor de Monjardin (Donetzebe)-

No hay que atravesar todo el pueblo a lo largo, porque se entra por una pista de la zona este y la salida está al sur, por la carretera que lleva a la general.
A los 200 metros de haber dejado atrás Villamayor la ruta sigue a la derecha, sobre una larga pista, amplia y de buen firme.
Ultimamente las flechas amarillas te hacen pasar por Urbiola, pero si sigues el camino agrícola, te ahorras pasar por el pueblo. En su primera mitad no ofrece dudas. Cuando la pista ha ganado el oeste claramente y lleva ya cuatro kilómetros de trayecto surge, a 45 grados a la izquierda, una sucesión de protuberancias en la falda del alto, que se llaman los Cogoticos. Dos kilómetros más adelante quedarán justamente a la izquierda. Próximo a ese punto está el Corral del Santo, a la derecha, donde hay un atajo de 500 m.
La ruta se dirige hacia los Cogoticos y transcurre junto a ellos hasta el final. Lejos, hacia la derecha, en todo lo alto, la basílica de San Gregorio, que agrupaba a todos los pueblos de su alrededor.
Dos kilómetros y medio después acaba este largo tramo por lugares de gran soledad. La carretera ha ido por la vertiente opuesta de los montes, y llegamos a Los Arcos, localidad que cruzamos, cómo no, por su Calle Mayor, en dirección a la Plaza de la Iglesia.

21'00 Los Arcos (Urantzia).-

El ayuntamiento ofrece como refugio al peregrino un refugio nuevo, y bien acondicionado de 40 plazas, con cocina, sala de estar, patio y duchas con agua caliente.

Plano de la etapa