LA CREDENCIAL DEL PEREGRINO

La Credencial del Peregrino 

Es imprescindible llevar la Credencial del Peregrino debidamente cumplimentada, ya que nos identifica como peregrinos, y nos permite acceder a los albergues.

Sería interesante que tratáramos de conseguirla en las distintas Asociaciones, a cuyos efectos indicamos la dirección, en nuestro Directorio de Asociaciones, de las que están funcionando en este momento.

En el lugar en que iniciemos nuestra andadura, nos certificarán el día y forma en que realizamos el Camino, a pie, en bicicleta o a caballo. A lo largo del Camino, generalmente en los albergues, nos pondrán el sello y la fecha, y una vez lleguemos a Santiago, acreditando que hemos recorrido como poco los últimos 100 Kms. a pie o a caballo, o 200 Kms. en bicicleta, podremos, en la Oficina de Acogida al Peregrino que existe en la Catedral, obtener la Compostela, siempre y cuando nuestra peregrinación haya sido por motivos religiosos, espirituales o de búsqueda interior.


• El Camino de Santiago es un camino de peregrinación cristiana abierto a todas las gentes y cuya meta es la Catedral de Santiago de Compostela, donde se venera el Sepulcro del Apóstol Santiago desde su descubrimiento en el siglo IX. • La “Credencial de Peregrino” es el documento que acredita tu condición de peregrino jacobeo como tal, por lo que deben figurar en ella tus datos personales y los relacionados con tu peregrinación. 

• La “Credencial” te sirve para documentar tu peregrinar, sellándola al inicio y a lo largo del Camino en las localidades donde pernoctes. Si sólo realizas los últimos 100 Km (a pie, caballo) ó 200 km (en bici) deberás sellar la credencial dos veces cada día. 

• Hacer la peregrinación a Santiago es un compromiso personal de quien lo realiza: los voluntarios que encuentres (asociaciones, cofradías, albergues, etc.), están ahí para hacer más fácil el camino a los peregrinos y nunca a tu servicio personal. 

• Recorre el Camino con la mente abierta disfrutando de su paisaje, historia y arte; de sus poblaciones, gentes y de tus compañeros peregrinos. Sé prudente en entornos de peligro (carretera, montaña, etc.) o climatología adversa (calor, frio, lluvia, etc.).No pretendas “caminar” a un paso que no sea el tuyo. Respeta el medio ambiente (nada de desperdicios) y aporta “tu granito de arena” en la lucha contra el cambio climático (ahorra energía).Y marcha atento a la ayuda mutua y a los “pequeños milagros” del Camino. 

• Cuando llegues a Compostela podrás venerar al Apóstol en su Catedral mediante el tradicional “abrazo” y orar ante sus reliquias. Luego, ya tendrás tiempo de estampar el sello final en tu “Credencial del Peregrino”, solicitar la “Compostela” u otro documento que certifique tu peregrinación, reencontrarte con tus compañeros peregrinos e intercambiar emociones y pensamientos jacobeos.
                                                                                                                         
ULTREIA ET SUSEIA


 
 
Correo
Llamada