<%@LANGUAGE="JAVASCRIPT" CODEPAGE="1252"%> Untitled Document

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Primero hacemos una etapa turística por el delta del Ebro, para conocerlo, pues es preciso.

DELTEBERE

Su nombre proviene de la unión de las palabras catalanas Delta y Ebro. Los primeros pobladores consiguieron subsistir librando una férrea lucha en terrenos pantanosos y llenos de enfermedades y peligros. Los medios de vida eran la caza y la pesca, y la explotación del regaliz, la sosa, la boga y el carrizo. Se cree que algunos de los primeros habitantes del Delta fueron moriscos huidos de la expulsión, el año 1609. En los inicios del siglo XIX tomaron fuerza los núcleos de La Cava y Jesús y María, que se unificaron en un solo municipio al segregarse del término de Tortosa, el año 1977.
Iglesias parroquiales con pinturas de Acosta; Espejismos en la playa de la Marquesa; Dunas móviles en Riumar; Bassa de L’Estella y Bassa del Pal; Isla de Sapinya; Arrozales; Puerto fluvial; Excursiones fluviales; Avifauna; Pesca; Ecomuseo y Centro de Recepción del Parque Natural del Delta del Ebro.
Su trasbordador es el único sistema de cruzar el Padre Ebro en estas latitudes y mediante el cual pasaremos a la población de:

SANT JAUME D’ENVEJA

Población segregada modernamente del municipio de Tortosa, junto con la entidad menor dels Muntells y una parte de Balada. Toma su nombre del titular de su parroquia y de la antigua partida de L’Enveja. El primer núcleo poblado que se formó fue el conocido con el nombre de “Real Sitio de las Salinas”, dedicado al negocio de la sal. Más tarde, hacia el año 1860, la población se desplazó hacia la franja conocida como Ribers, situada entre el canal y el río, motivada por la construcción del Canal de la Derecha del Ebro. Del célebre Port Fangós, puerto marítimo tortosino muy capaz en el medioevo, hoy colmateado y del que solo queda la actual Bassa del Violí en la Platjola, partieron las expediciones catalano-aragonesas del rey Pedro III el Grande hacia Sicilia. La familia tortosina de los Oliver de Boteller, que tenía el dominio sobre la sal del Delta, vio presidida la Generalitat de Catalunya por su hijo Francisco, Abad de Poblet. Sant Jaume D’Enveja hoy pertenece a la Comarca del Montsiá.
Tras la visita a su parroquia de Santiago, partiremos, y en un recorrido de 19 Km. por las tierras del Delta, pasaremos por Muntells, cuyo nombre alude a las dunas de arena sobre las que se levantó el pequeño pueblo, formadas a la vera del Riet Vell, un antiguo brazo de río por donde desembocaba el Ebro en la Edad Media. También pasamos próximos a Bassa de la Noria o de Manyofles; Punta de San Juan, con ruinas de la Torre del mismo nombre, levantada en el siglo XVIII para, servir de defensa a las Salinas del Negret, hoy convertidas en piscifactoría
Y así llegamos al Poble Nou, realmente llamado Villafranco del Delta, pues fue creado en el año 1955 por el Instituto Nacional de Colonización, que lo distribuyó a 97 familias para la explotación de los alrededores de las Lagunas de la Tancada y L’Encanyissada, junto a las cuales pasamos. Muy próxima se encuentra la Casa de Fusta o Casa Verda y que fue importada del Canadá en el año 1924 y utilizada como lugar de reposo de cazadores. Actualmente se utiliza como Museo Ornitológico (150 especies), Torre de observación, Barraca-Restaurante. Seguimos por les Agulles; Desaigüe de la Fortalessa; la Pantena, desembocadura natural de la laguna de L’Encanyissada, la Gáiata; Cementiri dels Anglesos y Erms i Ullals de Casa Blanca; Tora de la Mata; Megilloneras, denominación de Calidad “Delta del Ebro”.