Astorga.- Altitud 880 m.

Su población 12.500 habitantes

A Santiago 254 Km.

Astorga es una de las principales ciudades del Camino de Santiago. Aquí confluyen otras rutas tan importantes como la Vía de la Plata. Esta vía unía antiguamente Mérida con Astorga en la época romana.
Los peregrinos entran en la ciudad por el Arrabal de San Andrés, atraviesan las murallas por la calle Puerta Sol, la calle Redentoristas, Pío Gullón, Postas, Santiago y Santa Marta para acceder a la catedral.
La ciudad es un monumento en su conjunto. El origen está unido al proceso de romanización. La denominación romana es Astúrica Augusta y en el año 15 a. C. recibe el título de “Ciudad y Augusta”. De la época romana quedan importantes restos como las murallas o la ergástula; la ciudad es un yacimiento arqueológico. Era el centro de distribución del oro de las minas del noroeste peninsular.
La ciudad fue destruida y reconstruida y estuvo deshabitada durante algunos periodos; el trazado actual es de origen medieval y está edificada sobre los restos de la antigua ciudad romana.
De la importancia dentro del camino dan cuenta los 24 hospitales de peregrinos que llegó a tener la ciudad. Debido a ello, se creó la figura del "veedor", encargado de controlar a diario estos establecimientos para evitar que pobres y viajeros permaneciesen meses gratuitamente utilizando uno distinto cada día.
En la iglesia de Santa Marta, situada al lado de la Catedral, impresiona la celda penitencial de las "emparedadas" que es originaria de la iglesia que existía en el mismo lugar en la Edad Media. Se llamaban las "emparedadas" a las mujeres que, por ser pecadoras o arrepentidas de su vida mundana, vivían encerradas en una pequeña habitación. El contacto con el exterior se reducía a una ventana con rejas que da a la calle Santa Marta y que tiene una apertura para introducir la comida; los peregrinos, de paso hacia la catedral, acostumbraban a darles algún alimento.
La Boda Maragata es típica de toda la comarca de la Maragatería. La danza nupcial (Danza de la Peregrina) representa la pérdida entre la gente de la romería de una peregrina de la que se ha enamorado un peregrino. Este la busca dando señas a todos mientras que las maragatas andan como romeras; el maragato danza en busca de la enamorada, la ve pero se le escapa y cuando la encuentra ella desaparece entre resplandores como un milagro.
Esta localidad se asienta en la vega del río Tuerto en la comarca de la Maragatería. Desde lo alto de las murallas de la ciudad se puede observar el arco montañoso que forman los Montes de León, culminados por el Teleno.
En las proximidades de la ciudad el pasiaje está muy humanizado con abundancia de cultivos, pastos, vías de comunicación o núcleos de población, más lejos aparece el monte bajo compuesto por escobas, piornos, tojos, etc.
Es la Astúrica Augusta de los romanos, emplazada en el cruce de seis vías militares y lugar estratégico para el control de las importantes minas de metales preciosos del Sil y del Órbigo.
De su conjunto artístico destacan la Catedral (gótico flamigero) construida en 1471, sobre otro más antiguo de estilo románico, del que se aprovecho gran parte. En la fachada principal, se funden los estilos barroco, gótico y plateresco, mostrando una abigarrada portada abocinada, en cuyo lienzo podemos ver un Santiago Peregrino, y unida a las torres laterales, por medio de arbotantes con volutas y balaustradas. En el interior destacan sus tres grandes naves, sin crucero, con capillas laterales, las de un lado son góticas del siglo XV y las del otro renacentistas del siglo XVI, en ellas hay diversidad de pinturas retablos y esculturas. El retablo del Altar Mayor y el Púlpito, de madera de nogal, son obras de Gaspar Becerra, que tardó cuatro años en realizarlo. La sillería del coro, en donde se puede ver la talla de un hombre fumando en pipa, y la verja que la protege, son del siglo XVI.
El Palacio Episcopal obra de Antonio Gaudí, construido en 1899 para sustituir la antigua residencia del Obispo, que se quemó en 1886, la terminó en 1913 Ricardo Guereta, por las desavenencias de Gaudi con el clero. Desde 1963 este soberbio palacio neogótico alberga el Museo de los Caminos (en Astorga no sólo convergían las seis vías romanas anteriormente citadas, sino también las rutas de arriería de los maragatos y, por supuesto, el camino del Santiago).
Es interesante también el edificio barroco que alberga el Ayuntamiento, en cuya torre dos curiosos autómatas ataviados con la vestimenta típica de los maragatos se encargan de dar las horas tañendo al unísono una campana. El Convento de San Francisco, del siglo XIII, aunque está muy restaurado. El Convento de San Bartolomé, del siglo XI, también muy modificado, posee una torre románica del siglo XIII, una portada gótica del siglo XIV, modificada en el siglo XVI y totalmente renovada en el siglo XVIII. El convento de Santa Clara del siglo XIV, la Iglesia de Santi Spiritu, la Iglesia de San Esteban, y los restos de las murallas, que posiblemente sean romanos, y que fueron restaurados en el siglo XIII.