Barbadelo.- Altitud 555 m

Su población 35 habitantes

A Santiago 107 Km.

En una escritura de 1 de diciembre de 1078 sabemos que el monasteiro de San Salvador y San Xacobe de Barbadelo, era conocido como Vila Adilani, o Casa de Barbadelo, que de algún modo agrupaba toda una serie de pequeños monasteiros, según se desprende de la titularidad que se indica en el encabezamiento (San Xacobe, San Paio, Santa María, San Breixo, San Máximo, Santa Xulia e San Pantaleón), y que serían los monasteiros de Piñeira, Cesár, Ortoá, Rosende y los eremitorios de San Breixo e otros.
En fecha imprecisa de los años 1167-1169 el abad Paio de Samos y el abad Nicolau de Meira, cambiaron determinados bienes , recibiendo el abad samonense la mitad de Marzán, la mitad de la iglesia de San Martiño , la mitad de Santo André y una villa en el lugar de Vilagudín, y el abad de Meira recibió a cambio los lugares de Martiño, Chandeiro y Fornelas.
La Iglesia de Santiago de Barbadelo, es un bello ejemplar del románico gallego, del siglo IX, que se cita en el Codex Calixtinus, declarado Monumento Histórico Artístico Nacional. De aquella primitiva belleza hoy podemos admirar la nave en su interior y sobre todo su exterior. Destaca la belleza y delicadeza de sus portadas con arquivoltas de medio punto abocinadas. En su pórtico hemos de fijarnos con especial atención en su Tímpano historiado cuajado de símbolos e iconografía de la época. De entre todos los motivos destaca la figura humana dispuesta con los brazos en cruz. En sus capiteles es admirable la composición que mezcla motivos zoomorfos -pájaros y animales- con distintas figuras humanas. La puerta principal se abre con un arco de medio punto formado por dos arquivueltas de codelo, perfiladas por un semicírculo algedrezado, que descansan en otros tantos pares de columnas, de basas comunes, plintos con garras, fustes monolíticos y capiteles historiados: el primero de la izquierda ostenta dos aves ennfrentadas, y el segundo, dos cuadrúpedos en actitud de acometer a un hombre que ocupa el ángulo exterior del capitel. Tiene una hermosa torre, con arcada interior, y conserva la puerta del norte y ventanas románicas.