Canfranc Estación.- Altitud 1.280 m.

Su población 480 habitantes

A Santiago 852 Km.

La meseta que pisamos y que ocupan la estación, viviendas y carretera, es toda artificial, ya que el valle fue anegado con los residuos procedentes de la perforación del túnel del Somport. La profundidad del río, que hubo de ser desviado, nos dará una idea de ello. Fue proyectada por el arquitecto Juan Bruill en 1853; en 1885 se iniciaron las obras del que habría de ser el ferrocarril que uniría Zaragoza con Pau. En 1893, el ferrocarril estaba ya en Jaca. En 1907 se reanudan los trabajos y se acometían las rampas de subida desde Jaca, (que nosotros contemplaremos desde nuestro Camino) y se comenzaba la perforación del imponente túnel del Somport (7.875 m.) uno de los más largos de Europa. En 1912 se encontraron las galerías de avance española y francesa. Don Alfonso XII visitó en varias ocasiones las obras. Pero no sería su inauguración hasta el 18 de julio de 1928, en que con gran solemnidad y con la presencia de los Jefes de Estado de España y Francia, se procedía a la apertura de esta nueva comunicación internacional. Su estación, la segunda de Europa en su tiempo por su extensión, es una de las obras más importantes del modernismo español; lástima que hoy día esté tan abandonada. El lugar donde se construyó se llama “Los Arañones”, nombre que por estas tierras se le da a la planta del endrino o pacharán. En la actualidad, la denominación, de Los Arañones, el uso ha ido suplantándola por la de Canfranc. La Estación Internacional de Ferrocarril de Canfranc es un esplendoroso edificio bañado de diversas influencias arquitectónicas que se concibió como gran escaparate de España ante los visitantes extranjeros.
La construcción de la Estación Ferroviaria Internacional de Canfranc se inscribe dentro del proyecto de creación de un paso fronterizo a través de los Pirineos que comunicase España con Francia a través del túnel del Somport. Así, tan sólo se hizo necesario unir mediante el ferrocarril Jaca con Canfranc y abrir el túnel de Somport (finalizado en 1915), situándola en el valle de los Arañones.
Las compañías Midi Francés y Norte de España presentaron el proyecto de la estación internacional entre 1909-1910, comenzada en 1915, tras la Primera Guerra Mundial, y finalizándose en 1925. La estación inaugurada por el rey Alfonso XIII entra en servicio en julio de 1928, conoce un momento de esplendor en los años treinta, y se cierra entre 1945 y 1949 por desacuerdos políticos con el gobierno francés.
Desde el punto de vista arquitectónico, consta de un edificio principal, varios muelles para trasbordo de mercancías, y el depósito de máquinas. En su construcción se han utilizado diferentes materiales como el cristal, el cemento y el hierro, propios de la arquitectura industrial del momento.
El edificio de pasajeros destaca por su desarrollo longitudinal, que se articula gracias a tres volúmenes destacados en altura, que se sitúan en sus extremos y en el centro. El cuerpo central cobija el vestíbulo donde se encontraban las taquillas. Grandes ventanales, pilastras de sabor clasicista y trabajo en madera de gusto Déco se combinan para crear un espacio suntuoso.
En los cuerpos laterales, se acomodaban el puesto aduanero, la comisaría de policiá, correos y un hotel internacional. Disponía además de dos pasos subterráneos.
Al exterior, estos volúmenes presentan tejado curvo apizarrado a cuatro vertientes, y se coronan con cuatro pináculos apiramidados dispuestos en sus flancos. Los dos pisos del cuerpo se abren mediante arcos de medio punto a la zona de las vías y sobre estas dos galerías se abre una nueva teoría de vanos abuhardillados en la cubierta apizarrada, que denota la clara influencia de la arquitectura francesa.
Un poco mas adelante encontramos a nuestra derecha “La Torreta”, sólida torre de buenos sillares rodeada de un foso. Es la Torre de Felipe II, o Torre de Fusileros, los lugareños la llaman “Torre Espelunca” (espeluncas se llaman a las cosas de aspecto tenebroso) que al igual que el fuerte de Coll de Ladrones, fue ideada por Spannocchi en 1592. En 1990 y con motivo de la remodelación de la carretera, el ejército, su propietario, quiso desmontarla y hacer su traslado a Jaca, en terrenos de la Escuela Militar de Montaña y frente a la entrada al Valle de Canfranc. Hubo oposición por parte de los vecinos y ayuntamientos y tras un acuerdo, “La Torreta” sigue donde debe estar: en el lugar que vigila desde hace siglos.