Los Arcos (Urantzia).- Altitud 444 m.

Su población 1.379 habitantes

A Santiago 627 Km.

La localidad vivió momentos de esplendor en los siglos XV y XVI, cuando su condición de tierra fronteriza entre Navarra y Castilla le permitió gozar de los fueros de los dos reinos sin pagar impuestos en ninguno de ellos. De aquella opulencia salió la portentosa iglesia de Santa María. Los frescos que decoran el interior son obra de Cristóbal González, quien los pintó sobre madera y plata, imitando el cuero repujado cordobés. Impresiona su decoración barroca, el claustro gótico y la sillería del coro, tallada en 1561. La torre renacentista, del siglo XVI, tardó 30 años en levantarse y fue inaugurada por el mismísimo Felipe II, dentro de ella se encuentra una atrevida y peculiar escalera de caracol de 158 peldaños que llama la atención porque su disposición se realizó al revés de lo habitual, de las normas clásicas arquitectónicas de aquellos años. Los peldaños ascienden en sentido contrario a las agujas del reloj, de derecha a izquierda, como prueba de que no fue una escalera defensiva. Las escaleras de los castillos y fortalezas siempre ascendían en el sentido de las agujas del reloj con el fin de dar al defensor una ventaja en el momento de la huída hacia arriba. Con la mano derecha sujetaba la espada y con la izquierda se apoyaba en el eje central, que era un obstáculo para el enemigo o atacante.
Esta localidad ya citada en el “Códice Calixtino” y en el que destaca su Iglesia Parroquial de Santa María en la que se mezclan los estilos de los siglos XII al XVII. En el interior lo más destacable es la capilla bautismal, del siglo XII, y el claustro gótico flamígero del siglo XV. En el camarín de la parroquia se encuentra la talla románica de Santa María de Los Arcos, imagen negra que perteneció al primer templo del pueblo, fechado en el siglo XIII y procede de la Isla de Francia, al parecer un lugar muy dado a la talla de estas vírgenes. Pues bien, cuentan que cuando restauraron la escultura en 1947 le quitaron el color y desde entonces perdió su peculiaridad. Es conocida en el pueblo por la virgen negra de los ojos zarcos.
En el pórtico una talla de la virgen es iluminada por el sol una vez al año, el 15 de junio.