Monasterio de San Antón.- Altitud 815 m.

A Santiago 443 Km.

El primer monumento que se encuentran los peregrinos que recorren el Camino de Santiago antes de llegar a la villa de Castrojeriz son las ruinas del Hospital general de San Antón o San Antonio Abad.
San Antón fue palacio y Huerta del rey Pedro I de Castilla y posteriormente fue acogido por la orden de los antonianos, la cual fue disuelta a finales del siglo XVIII. El problema de la Desamortización del siglo XIX consagró su ruina definitiva.
Este monasterio estuvo bajo la protección real, da muestra de ello la existencia de escudos reales en el pórtico de la iglesia y en las claves de las bóvedas. Fue fundado por Alfonso VII en el año 1146 pero los restos que quedan de aquella impresionante construcción del siglo XIV.
El Camino de Santiago pasa por debajo de los dos arcos del pórtico elevado del s. XVI que protegía la entrada a la iglesia, ornamentada con una portada de arquivoltas, totalmente decoradas con esculturas en cada una de sus dovelas. Aún se pueden distinguir las dos alacenas que se practicaron en el pórtico para alimento de los peregrinos que llegaban a horas intempestivas.
En la iglesia, que era de tres naves, se practicaba la cura del llamado "mal de fuego o fuego de San Antón", enfermedad muy extendida en la Edad Media, producida por comer cereales con cornezuelo, hongo desarrollado en el centeno.
Fundado en el siglo XII por una de las órdenes religiosas que existían en el camino: la de los Antonianos. Su influjo parece aún hoy percibirse entre estas decadentes y sobrecogedoras ruinas.