Manjarín.- Altitud 1.420 m.

Su población 2 habitantes

A Santiago 224 Km.

Primer pueblo de El Bierzo y también abandonado, aquí no queda ni la iglesia, que estuvo dedicada a Nuestra Señora de la Asunción. El pueblo es otro ejemplo claro de despoblamiento, contando el pequeño núcleo rural con tan sólo un habitante, Tomás, el hospitalero del refugio de la localidad. El refugio es una casa de piedra y tejado de pizarra. Es de pequeñas dimensiones pero cumple un cometido importante por el lugar en el que se encuentra. En ocasiones las duras condiciones climatológicas hacen que los peregrinos lleguen a esta localidad con las fuerzas muy justas sobre todo si el tiempo cambia con rapidez, situación frecuente en el invierno o primavera. Quedan aún algunas construcciones más, medio derruidas, y de unas características similares al refugio. No hay servicios de ningún tipo, al margen de los pocos que ofrece el refugio.
Tuvo un hospital y una fuente a la salida del pueblo que en años secos tiene poco caudal, siendo necesario el abastecimiento mediante agua embotellada.
Tomás el hospitalero, vive todo el año en este lugar. Es el propietario y el hospitalero del rústico albergue que con sus propias manos ha habilitado en este lugar. Es el último templario, como él mismo se define, un hombre bueno donde los haya, que quiere al Camino y al peregrino como pocos, lleva más de 10 años en este lugar, en el refugio se han albergado más de 25.000 peregrinos. El albergue es de reducidas dimensiones, sin agua corriente y sin servicios, hacen dificil la estancia, pero el entusiasmo del hospitalero y su experiencia permiten a los peregrinos realizar una de las etapas más duras del Camino. Cuando las condiciones climatológicas son muy duras sale a la búsqueda de los peregrinos para ofrecerles algo caliente que les ayude a llegar al refugio.
La ausencia de presión demográfica ha facilitado la extensión del monte en lo que eran antiguas zonas cultivadas; el pastoreo ganadero extensivo es el uso que se le da al entorno. En este y otros pueblos cercanos se ha procedido a repoblar parte de los montes con especies arbóreas. Estas plantaciones se han hecho, sobre todo, en algunas zonas colonizadas por especies arbustivas como la escoba. La proliferación de arbustos en los eriales favorece que sean habituales los incendios para incrementar la superficie de los pastizales. Existe una repoblación de pinos no muy lejos del pueblo que le da un aspecto más arbolado.