Monreal.- Altitud 550 m.

Su población 290 habitantes

A Santiago 716 Km.

En tiempos fue un punto importante en la peregrinación a Compostela. Aymeric en su famosa “Guía” sitúa aquí el final de una etapa. A esta categoría que Aymeric le confiere, responde su configuración urbanística, dispuesta, como en tantos otros burgos de peregrinación, a lo largo de una larga calle, es decir, la “sírga peregrinal” o del camino de Santiago. Hay además documentos contemporáneos de la “Guía”, que nos hablan de hospitales en Monreal, dependientes de Pamplona.
La cónica silueta del antiguo Monte Real, actual Higa de Monreal, se recorta en el horizonte presidida por los restos de un antiguo castillo medieval como queriendo proteger el pequeño pueblo de Monreal. Esta localidad conserva su traza medieval con calles adaptadas al relieve, grandes casonas blasonadas y varios vestigios medievales que le otorgan una vetusta estampa. No en vano fue una importante villa en aquellos tiempos que contó con asiento en las Cortes de Navarra, judería, numerosas instalaciones hospitalarias para peregrinos y fueros y privilegios reales
El castillo levantado en lo alto de la Higa de Monreal fue uno de los más importantes del reino de Navarra hasta que Carlos V ordenó su demolición en 1521 como medida de castigo y también de prevención ante las ansias independentistas de algunos sectores de la sociedad navarra de la época.
Escasos son ya los restos que quedan del antiguo castillo en la cumbre de la Higa de Monreal. De los cimientos se deduce que se trató de una construcción de planta cuadrada con torres cilíndricas en sus ángulos y torre del homenaje en el interior del recinto. Junto a sus restos se levanta hoy la capilla de Santa Bárbara. Destaca en ella la portada, procedente de la derruida Ermita de San Babil. Existe una calzada asfaltada para subir hasta el emplazamiento.
La Iglesia de San Martín de Tours y Santa María. En principio hubo dos iglesias aunque con el paso del tiempo quedó una trasladándose a ella los elementos de valor de la otra. Es un edificio gótico con importantes modificaciones realizadas en el siglo XVIII. Custodia en su interior una talla de la Virgen con el Niño de pequeño tamaño y estilo gótico.
En el camino a Garitoain se alza un crucero gótico-renacentista de capitel iconístico que los locales denominan Cruz de San Blas.
El Puente gótico sobre el río Elortz es una construcción de bella estampa que consta de dos altos arcos apuntados de estilo gótico. Por él pasa una de las rutas del Camino de Santiago.