Navarrete.- Altitud 520 m.

Su población 2.021 habitantes

A Santiago 588 Km.

Ha recuperado el trazado de su pasado y las casas voladas sobre soportales le dan un aire muy medieval. Es un pueblo de gran tradicion alfarera. Celebran todos los años un mercado medieval.
Navarrete nace de la unión de cuatro aldeas -San Pedro, San Antolín, San Antonio y Nuestra Señora de el Prado- llamadas corcuetos, que tienen una trascendencia importante en la cultura navarretana. Se supone que fue fundada por Sancho II Abarca en el siglo X. Una lápida bajo el capitel que coronaba el frontón de la puerta del cementerio, trasladado posteriormente a las murallas de l certijo, conmemora el Milenariode la fundación de Navarrete. El texto de la látida dice lo siguiente: Navarrete, en el milenario de su fundación rinde homenaje en este capitel a los antiguos corcueteos, demolidos por voluntad para engrandecer esta villa fortaleza.
El nombre de Navarrete proviene, según unas teorías, de sus lindes con el reino de Navarra en la época de su fundación, y según otras, está formado por los términos Nava, que en vasco significa anchura y es muy habitual en los topónimos peninsulares, y rebtar, o subir, haciendo referencia a sus abundantes cuestas.
El conocimiento de la fundación de Navarrete se oscurece a primeros de este siglo, cuando el hijo de un alguacil utiliza el pergamino de la carta puebla para hacerse una zambomba, según cuenta Antonio Cillero en su Historia de la Villa de Navarrete. Esta anécdota deja de manifiesto la tradicional falta de interés de los administradores españoles por el conocimiento de la historia y la cultura de nuestros pueblos.
En 1195, el rey Alfonso VIII, en las Cortes de Carrión, concede fueros a la Villa con el fin de convertirla en plaza fuerte.
Fue Navarrete protagonista principal de en las luchas por el trono entre Pedro I "el Cruel" y su hermano bastardo Enrique de Trastamara acaecidas en la vecina Nájera en los 60 del siglo XIV, por entonces -aunque ya había perdido su calidad de corte de reyes- plaza principal de la península cristiana. Fue en Navarrete donde el Príncipe de Gales o "Príncipe Negro", aliado del rey Pedro, veló armas y dató la correspondencia que cruzó con Enrique de Trastamara antes de la batalla. En vez de esperar en la fortaleza, el ejercito del usurpador, acuciado por la impaciencia de este, salió a los campos de Huercanos y Alesón, siendo aplastado por los leales a Pedro I. Enrique logró huir a Soria, pero cayó prisionero el Caballero Du Guesclin, su mercenario aliado. Se cuenta que al ser atrapado, Pedro I desenvainó su espada y, cuando cuando ya la tenía apuntando al pecho de su enemigo, este se encomendó al Príncipe Negro con las siguientes Palabras: "Me doy al Príncipe de Gales, que es el soldado más valiente que hoy pelea". Du Guesclin salvó momentáneamente su vida y fue conducido, junto con otros prisioneros, a Navarrete, donde Juan Ramírez de Arellano, Señor de Cameros, que también había caído prisionero, pagó por su libertad y por la del mercenario.
Ya fuera de la Rioja, en los campos de Montiel, Pedro I fue atraído con engaños a campamento de su hermano, donde fue asesinado. Tuvo también especial trascendencia la actuación del francés en este suceso, donde acuñó la famosa frase "Ni quito ni pongo rey, pero ayudo a mi Señor".
De entre el botín que obtuvo el Principe Negro en la campaña, se encontraba un rubí que adornaba a la Virgen en el Monasterio de Santa María la Real, en Nájera, el cual tras sufrir un preceso de talla, fue incluido en la corona de Inglaterra, donde se encuentra todavía.
Junto al viejo camino de tierra, un poco antes de llegar a Navarrete, recientes excavaciones arqueológicas han sacado a la luz los restos del hospital de peregrinos de San Juan de Acre, mandado construir a finales del siglo XII por María Ramírez. Sus ventanas y su hermosa portada, se conservan por que fueron desmontadas piedra a piedra, a finales del siglo pasado y reutilizadas como puerta del cementerio de la localidad.
La Iglesia de La Asunción de Navarrete es una construcción en sillería de tres naves y cubierta con crucerías. Se comenzó su construcción en el año 1553, a cargo de Juan de Vallejo u Hernando de Mimenza e intervinieron canteros de la talla de Juan Pérez de Solarte o Pedro de Aguilera, que la concluyen en 1645. Posee un hermoso retablo barroco del siglo XVII, y un tríptico flamenco que atribuyen a Rembrandt.
Actualmente el albergue existente está considerado por los propios peregrinos como uno de los mejores existentes en toda la ruta jacobea. El albergue es municipal y lo gestiona desde hace años la Asociación Riojana de Amigos del Camino de Logroño. Precisamente esta asociación donó al pueblo de Navarrete una escultura de bronce con la imagen de dos peregrinos obra de Óscar Cenzano. El 21 de diciembre de 2005 se inauguró oficialmente la misma con la presencia del autor, autoridades locales y integrantes de dicha asociación.