Palas do Rei.- Altitud 565 m.

Su población 5.015 habitantes

A Santiago 67 Km.

Los primeros vestigios del pasado remoto de Palas de Rei hay que buscarlos en el período megalítico y después en la cultura castreña, representados por un importante número de yacimientos repartidos por todo el término municipal. Como testimonios del período romano cabe citar un puente bien conservado en Ferreira y el ara votiva de Curbián. Según Casimiro Torres, Palas fue sede obispal en la época sueva, aunque el único resto material del mundo suevo existente en estas tierras lo constituye un sarcófago femenino sito en la parroquia de Cabana. De lo que tampoco hay duda es de la pertenencia en el siglo VI al condado Ullienses, ya que entre sus principales pueblos se citan Augas Santas, Ulloa, Maceda, Vilar de Donas, Palas de Rei y Sambreixo. Algunos autores, como Vicente Risco, llegan a afirmar que la villa de Palas fue la residencia del rey visigodo Witiza. Durante la Edad Media la villa de Palas se convirtió en un próspero burgo de la mano del Camino de Santiago. Durante las guerras carlistas el municipio de Palas se convirtió en escenario de varios acontecimientos bélicos; así, en el año 1847, fecha de la segunda guerra carlista, el jefe indiscutible del carlismo en Galicia, Fernando Gómez, El Ebanista, fue abatido en el lugar de Salaia. Asimismo, en el levantamiento del año 1846 Palas fue protagonista al ser uno de los escasos municipios donde triunfó la sublevación.
En Palas de Rey terminaba la duodécima etapa del Códice Calixtino. Dada la cantidad de castros celtas del municipio y su cercanía con la vía romana Lugo-Astorga es de suponer que esta población tenga unos orígenes remotos, sin embargo los primeros documentos en que se menciona Palas de Rey datan del siglo IX, en que se menciona la iglesia de San Tirso.
Existen teorías para explicar su nombre. Pallatium Regis haría referencia al palacio del Rey visigodo Witiza que reinó por esta tierra entre los años 702 y 710. También hay quien dice que Palas se refiere a las cuevas, pues así se las denomina en algunos lugares de Galicia. También hay quien opina que Palas deriva de la palabra Hospital, y Palas de Rey sería Hospital de Jurisdicción Real. No obstante todas ellas están sin demostrar.
El municipio de Palas de Rey cuenta con una veintena de edificios y construcciones de estilo románico y un buen número de Pazos muy interesantes, pero todos ellos se encuentran fuera de la capitalidad y más o menos alejados de la ruta Jacobea. No obstante, si tenemos tiempo y medios, no podemos dejar de visitar al menos los más representativos, como son el Castillo de Pambre y la iglesia de Vilar de Donas. En el centro de Palas, la iglesia parroquial conserva únicamente la antigua puerta románica del siglo XII. Aymeric la llama "Palacium Regis" y la sitúa como final de etapa, donde se agrupaban los ansiosos peregrinos en el llamado "Campo dos Romeiros", para afrontar los últimos tramos de tan largo camino.
Municipio capital de una extensa comarca que se extiende por el valle del río Ulla, Palas do Rei es hoy una moderna población de cemento y ladrillo en la que poco queda de su época de esplendor jacobeo.
Sólo una estatua del Apóstol, una fuente coronada por un anónimo peregrino y una pequeña calle que lleva por nombre Travesía del Peregrino dan fe de la importante tradición jacobea de esta villa, que llevó a Aymeric Picaud a hacer aquí su última escala antes de llegar a Compostela.
Si bien el término municipal de Palas de Rei cuenta con un importante legado histórico artístico (numerosos templos románicos y pazos señoriales, además de la fortaleza del Pambre), en lo que hoy representa la cabecera de la comarca tan sólo se conserva el interesante templo parroquial de San Tirso. El primer templo dedicado al santo fue románico, pero hoy sólo podemos ver de él su portada, integrada en el templo actual como muestra de la extraordinaria riqueza artística que Palas de Rei tuvo siglos atrás.