Portomarín.- Altitud 350 m.

Su población 2.237 habitantes

A Santiago 89 Km.

La nueva configuración urbana de Portomarín se ha ido creando desde mediados del siglo XX en las tierras altas del monte de O’Cristo a una sola margen, la derecha, del río Miño. Portomarín el viejo duerme bajo las aguas del embalse de Belesar.
Gira en torno a su elemento más representativo, la Iglesia de Iglesia de San Juan, actualmente nombrada de San Nicolás, un impresionante templo de una sola nave levantado en el siglo XII. Su fachada principal, además de con un magnífico rosetón de más de cinco metros de diámetro, cuenta con tres arquivoltas en las que se representan los 24 Ancianos del Apocalipsis tañendo sus instrumentos. Su similitud con el Pórtico de la Gloria de Santiago de Compostela ha hecho que sean muchos los que ven en este portal la mano del Maestro Mateo. Otros, en cambio, lo asocian con Pedro Deus, tambien autor de una portada de similares características en la Basílica de San Isidoro, en León.
Sea como fuere, esta iglesia se caracteriza también por su desorientación. Cierto es que fue trasladada piedra a piedra desde su anterior emplazamiento, pero en su reconstrucción no se tuvo en cuenta la costumbre medieval de situar la fachada de los templos hacia occidente, por lo que su estupendo rosetón pierde la posibilidad de recoger los últimos rayos de sol.
La Iglesia románica de San Pedro, del siglo XII, (también trasladada), tiene grabada la fecha de su consagración 1182. Está al final de la ciudad. La Casa del Conde, Pazo del siglo XVI, el Palacio de Berbetoros, del siglo XVII, son otros monumentos.
A la entrada de la villa, se pueden contemplar los restos del antiguo puente que se supone de origen romano y cuyo privilegiado paso dió florecimiento a este enclave que desde la antigüedad ha luchado por reconocerse en el espejo de su pasado y adaptarse a los cambios.