Rabanal del Camino.- Altitud 1.149 m.

Su población 46 habitantes

A Santiago 233 Km.

Localidad situada en la falda del monte Irago, final de la novena etapa del Codex Calixtinus. Al iniciar su calle principal, lo primero que se encuentra es la ermita de San José, construida en el siglo XVIII y siguiendo la calle, en el centro del pueblo, el templo parroquial de Santa María, uno de los pocos que quedan por la zona de corte románico.
Se dice que en la llamada “Casa de las Cuatro Esquinas” de Rabanal del Camino se hospedó Felipe II, cuando realizó su peregrinación a Santiago. Según algunas fuentes, esta visita no está demostrada ya que no hay constancia de que Felipe II estuviera por estas tierras yparece ser que la casa fue construida dos siglos después del reinado de éste.
Si se encuentra documentada en el siglo XIII una visita de Carlomagno a esta localidad, con motivo de la celebración de la boda de Anseis con la princesa mora Gaudise. Transcurrida la ceremonia Carlomagno y el recién desposado subieron al monte de Rabanal y desde allí contemplaron Astorga, Mansilla y Sahagún.
La leyenda asocia el origen de la construcción de la Ermita de San José en Rabanal a la honradez de un arriero maragato. Este recibe el encargo de llevar a su casa un paquete que el interesado, sin saber el arriero quien era, recogería cuando regresase de un viaje; tras varios años sin que aparezca el destinatario, el arriero lo abre para saber si en el interior hay algún dato sobre el propietario y descubre que se trata de un cofre con dineros y oro y sin más datos. Pasados unos años, el arriero destina los dineros para construir la ermita en vez de usarlo en beneficio propio.
Rabanal se asienta a las faldas de una ladera en la que las encinas y los robles son abundantes, la presencia de algunos arroyos permiten la aparición de la vegetación de ribera. La cercanía de Rabanal al puerto de Foncebadón y las mayores precipitaciones proporcionan una mayor humedad que a las localidades anteriores.
La Iglesia de Santa María, que tiene un ábside del siglo XII, es uno de los pocos ejemplos del denominado románico leonés. Hoy todo este enclave está declarado Conjunto Histórico Artístico. Aquí finalizaba la novena etapa del "Códice Calixtino".
Es un pueblo en el que hubo un asentamiento Templario, en la época medieval y que conserva mucha tradición hospitalaria, incluso hoy cuenta con tres albergues, además de un hostal y un hotel y muy recientemente ha sido donada una casa a la Orden Benedictina para una fundación monástica:
El Monasterio de San Salvador de Irago. El 2 de febrero de 2001, se fundó el Monasterio Benedictino de San Salvador, dependiente de la Abadía de Santa Otilia (Alemania). Su finalidad: anunciar el Evangelio entre los peregrinos, ayudarles a descubrir que su Camino no se dirige a un pórtico de piedra sino a la Gloria de Dios.
El Monasterio se encuentra situado frente a la iglesia de Nuestra Señora. Su fachada está presidida por una talla de San Benito, joven, vestido con el hábito y cogulla monásticos, con el libro de la Regla en la mano, y el báculo abacial en la otra.
Debajo de la escultura de San Benito, puede leerse la siguiente inscripción: Sois santos, dice el Señor, y multiplicaré vuestro número para que oréis por mi pueblo en este lugar.
Por último, la piedra clave del arco de entrada al Monasterio tiene esculpida una reproducción de la Cruz Mozárabe del Monasterio de San Pedro de los Montes: la Cruz de Nuestro Señor Jesucristo, piedra angular que desecharon los arquitectos y que se ha convertido en la piedra angular, alfa y omega, principio y fin, inicio y meta del universo.
En la librería del Monasterio, se encuentra la Librería Monástica. Allí podrás comprar productos elaborados por los monjes, como los iconos de tradición oriental para adentrarte en la contemplación de los misterios del Señor; rosarios elaborados con pétalos de rosas segun la tradición de los cartujos; libros de espiritualidad monástica y de contenido Jacobeo, postales y otros recuerdos de tu peregrinación. Te sugerimos el libro: Camino de Santiago viaje al interior de uno mismo. Está escrito por el Padre Juan Antonio Torres, Superior del Monasterio, (y asociado nuestro), en colaboración con el Padre José Antonio García Monge, de los Jesuitas de Comillas. Se trata de una guía espiritual para el Camino, fácil de llevar en la mochila y muy útil para orientar la grandiosa aventura de la peregrinación interior en el Camino de Santiago.
El Monasterio también edita la Revista de Monjes y Peregrinos. A través de este boletín, se pretende mantener con quienes así lo deseen el contacto con la espiritualidad monástica y jacobea. Se edita con carácter trimestral, y está abierta a la colaboración de cuantos en ella deseen escribir.