Sahagún.- Altitud 816 m.

Su población 3.415 habitantes

A Santiago 357 Km.

Se trata del primer pueblo que pisamos en la provincia de León. Sahagún es conocido también como la capital del románico pobre, ya que en sus construcciones se usaba barro y no piedra, como la iglesia de San Tirso.
El aspecto circundante es de terrenos llanos y extensos con numerosos cultivos de cereales y algo de regadío en todo lo que es el Valle del Cea.
Un remanso de paz invade el espíritu del peregrino al pasar por la ermita de la Virgen del Puente, poco antes de entrar en Sahagún. Se sabe que en este lugar existió un hospital.
Sahagún nace y crece al calor del monasterio Benedictino de San Benito, consagrado a los Santos Facundo y Primitivo, mártires de la época romana, según cuenta la tradición. Fue destruido y reconstruido en varias ocasiones, pero es Alfonso III el Magno, el que le da el primer gran impulso al recoger en él a los monjes, que procedentes de Córdoba vienen huyendo de la invasión árabe. Alcanza su máximo esplendor bajo el reinado de Alfonso VI, al concederle privilegios y favores.
Durante este periodo fijaron su residencia en esta villa: Sabios, ricos, artesanos, burgueses y artistas procedentes de la España musulmana, de ahí que se prodigara tanto el arte mudéjar. Se mezclaron culturas y lenguas, conviviendo moros, judíos, francos y castellanos.
No obstante las muchas luchas del pueblo contra el feudalismo hizo que nuevamente fuera destruido y reconstruido, siendo, finalmente, la desamortización de Mendizábal y nuevos incendios en el siglo XIX lo que acabó con el poderío de aquella Abadía Benedictina.
Un ramillete de joyas arquitectónicas salpica toda la villa:
Iglesia de San Tirso. Comenzó a construirse en piedra, pero inmediatamente de dio paso al ladrillo. Los tres ábsides se hicieron en estilo mudéjar y las columnas de la cabecera se transformaron en pilastras de ladrillo. Sobre el crucero se levantó una monumental torre de aspecto sumamente macizo.
Iglesia de la Trinidad Está fechada en el siglo XVI. Es un edificio de ladrillo en el que predomina el estilo neoclásico. Tenía en su interior un retablo churrigueresco que hoy se encuentra en el monasterio de las MM. Benedictinas. En la actualidad se utiliza como albergue para peregrinos.
Iglesia de San Juan. Del siglo XVII es de estilo neoclásico. Es el emblema de esta población leonesa. La planta del templo presenta una sola nave con crucero. Su interior guarda un retablo neoclásico realizado para albergar los restos de los mártires Facundo y Primitivo.
Iglesia de San Lorenzo. Data de la primera mitad del siglo XVIII. Presenta planta basilical y una soberbia cabecera tripartita con los ábsides en forma de tambor. La preciosa torre está realizada en ladrillo y es una hermosa muestra del espíritu cristiano con las maneras decorativas mudéjares.
Santuario de la Virgen Peregrina Se asienta sobre una pequeña colina a las afueras de la población. Fue una fundación franciscana dedicada a hospital para peregrinos. Realizada en estilo mudéjar alrededor de 1260, presenta características del gótico.
Museo de las Madres Benedictinas. Es un coqueto pero interesante museo que se encuentra en el Monasterio de las MM. Benedictinas en Sahagún En él se pueden contemplar interesantes y valiosos objetos de arte: Esculturas en piedra y madera, pintura, orfebrería y tejidos (casullas y mantos), capiteles medievales, etc. En honor a la brevedad, cabría destacar la existencia de una rica orfebrería de diversas épocas entre cuyas piezas destaca por su perfección y belleza, la Custodia procesional de Enrique de Arfe (siglo XVI), así como la preciosa talla de la Virgen Peregrina y unos pocos aunque valiosos cuadros.
Cabe destacar que anexo al museo se encuentra la capilla del monasterio donde se encuentran los sepulcros del rey Alfonso VI y sus cuatro esposas (Inés, Constanza, Zayda y Bertha). Igualmente se puede contemplar un preciosoretablo barroco del más puro estilo churrigueresco, procedente de la antigua Iglesia de la Trinidad, hoy restaurada y convertida en Auditorio y Albergue de Peregrinos.
Monasterio Benedictino de San Benito. Consagrado a los Santos Facundo y Primitivo, mártires de la época romana, según cuenta la tradición. Fue destruido y reconstruido en varias ocasiones, pero es Alfonso III el Magno, el que le da el primer gran impulso al recoger en él a los monjes, que procedentes de Córdoba vienen huyendo de la invasión árabe. Alcanza su máximo esplendor bajo el reinado de Alfonso VI, al concederle privilegios y favores.
Puente del Canto. Sólido puente sobre el río Cea, construido en 1085 por orden de Alfonso VI, lleva hacia una chopera a la derecha, donde la historia sitúa la batalla entre Carlomagno y el rey moro Aigolando (muchos muertos y la leyenda de las lanzas de los cristianos que florecieron al ser clavadas en el prado).