Sangüesa (Zangotza).- Altitud 404 m.

Su población 4.583 habitantes

A Santiago 747 Km.

La ciudad de Sangüesa está situada en la llamada zona media de Navarra y enclavada en la margen izquierda del Río Aragón. Su posición fronteriza con el reino de Aragón en la Edad Media y, sobre todo, su carácter de escala importante para los peregrinos a Santiago de Compostela que habían atravesado los Pirineos por el paso de Somport desde Francia, son los factores históricos que propiciaron su desarrollo hasta convertirse en cabeza de la merindad del mismo nombre a mediados del siglo XIII. Estas circunstancias explican también el rico patrimonio histórico-artístico que le confieren el apelativo de ciudad monumental.
Histórico centro mercantil por el que pasaban los rebaños montañeses en su transhumancia hacia la Ribera del Ebro, la comarca sangüesina basa su economía en la agricultura (vid, cereal y regadío en la vega del río Aragón), en el comercio y en algún establecimiento industrial (papelera, textil).
A los propios elementos de interés, une Sangüesa su proximidad a lugares de atractivo histórico y paisajístico de primer orden, como el Monasterio de Leyre, el Castillo de Javier, el embalse de Yesa y los valles pirenaicos de Roncal y Salazar.
Su paisaje presenta la vegetación propia de la zona media de Navarra, donde las choperas son las únicas formaciones vegetales arbóreas espontáneas. En el término de Sangüesa se encuentra el paraje conocido con el expresivo nombre de "Entrambasaguas", porque en él confluyen los ríos Irati y Aragón. Antes de desembocar en el Aragón, el Irati ha visto engrosar su caudal con las aguas de los ríos Erro, Urrobi, Areta y Salazar que surcan los valles de la zona central de Pirineo navarro
Historia
"Sangüesa la Vieja", identificada hoy con la localidad de Rocaforte y de la que dan fe numerosos vestigios romanos, desempeñó en el siglo X un importante papel en defensa contra los musulmanes, siendo beneficiada por Sancho Ramírez con el mismo fuero que Jaca hacia 1090, extendido en 1122 por Alfonso I el Batallador al "burgo nuevo" emplazado donde la ciudad actual. En 1430 la reina Blanca le otorgó los privilegios de mercado como reparación a los daños sufridos por una crecida del río. Durante la Guerra de Sucesión, a finales de 1710, estuvo ocupada por los partidarios del Archiduque Carlos de Austria y fue escenario de varios hechos de armas en el siglo pasado con motivo de las guerras carlistas. Fue sede de las antiguas Cortes de Navarra en varias ocasiones y siempre tuvo en ellas asiento y representación.
Monumentos
Al final de la Rúa Mayor, la “sirga peregrinal” de Sangüesa, se levanta la soberbia Colegiata de Santa María la Real, con impresionante fachada, de planta de cruz latina, con tres naves rematadas por sendos ábsides y con una esbelta y majestuosa torre, rematada por una flecha del siglo XIII que se ha convertido en el símbolo de Sangüesa. Al exterior, contrafuertes, ventanas y modillones siguen modelos próximos al románico jaqués. En un segundo momento, entre fines del siglo XII y los inicios de la siguiente centuria, prosiguen los trabajos, que estaban interrumpidos a la altura del transepto, con la edificación de este, de las tres naves con sus dos tramos cubiertos con bóvedas de crucería simple apoyadas en pilares compuestos, y de la gran portada meridional. En el muro del evangelio fueron añadidas, en diferentes épocas, capillas laterales y en el tramo de los pies se dispuso el coro en alto sobre arco rebajado. El maravilloso pórtico románico que adorna la entrada de la iglesia de Santa María, bien merece una atención especial. Las filigranas de sus arquivoltas, el trabajo que presentan las jambas y la exquisita decoración del tímpano, harán las delicias del peregrino. Su interior es igualmente magnífico y su retablo mayor, plateresco, está presidido por una talla plateada gótica de la Virgen de Rocamor la célebre advocación francesa tan ligada a la peregrinación. En la sacristía se guarda una custodia procesional de 1’35 m. de altura del siglo XV.
Iglesia de Santiago. Otra robusta iglesia de las varias que contiene el casco antiguo de Sangüesa es la de Santiago. Románica de transición al gótico de los siglos XII y XIII, aparte de su esbelta torre cuadrangular, presenta en la portada una estatua policromada de Santiago “Peregrino” del siglo XVI. Tiene planta basilical de tres naves, la central más alta que las colaterales, de cuatro tramos cada una, cubiertas con bóveda de crucería simple, y cabecera de tres ábsides semicirculares; se conserva el perímetro original románico en los ábsides central y del evangelio.
El acceso se realiza por el lado occidental con portada, de concepción románica todavía, que presenta en su tímpano una bella imagen de Santiago, ataviado como peregrino y sobre peana avenerada, con importantes restos de policromía. El conjunto se recompuso con una decoración pictórica del siglo XVIII, que representa a ambos lados del Apóstol a dos peregrinos arrodillados, cuyo estado de conservación es deficiente. Frente a la iglesia, la casa abacial muestra en una de las dovelas de su portada los atributos de la peregrinación.
En la capilla del ábside, está colocada una gran escultura gótica de Santiago, de piedra labrada, encontrada bajo la tarima en 1964. Obra de gran tamaño, casi dos metros, muestra al Apóstol con un libro en su mano izquierda y el bordón de peregrino en la derecha, algo mutilada. Su estilo está muy cercano al del maestro que realizó el tímpano del Juicio Final en la vecina iglesia de San Salvador de Leyre.
Iglesia de San Salvador. Esta curiosa iglesia presenta un importante pórtico soportalado, que da acceso a la nave de base rectangular donde se venera al Salvador, que preside el altar mayor. También este templo es de estilo gótico tardío. Posee un retablo romanista del siglo XVII, de Juan de Berroeta y sillería plateresca procedente del Monasterio de Leyre en el coro.
Convento de San Francisco de Asís. Cuando el peregrino accede a la ciudad de Sangüesa, lo primero que encuentra es el convento de San Francisco, ubicado en la plaza del mismo nombre. El establecimiento de los franciscanos en "Sangúesa la Vieja" se atribuye al propio San Francisco de Asís. El convento actual, fundado en 1266 por el rey Teobaldo II, fue reformado en el siglo XVI. Tiene interés especial el claustro gótico y la sala capitular.
Iglesia del Carmen. Gótica, remodelada en los siglos XVI y XVII. Claustro gótico.
Palacio de la Encomienda también conocido como Palacio del Príncipe de Viana. Fue residencia de los reyes de Navarra. Fue edificado entre los siglos XII y XIII.
La Casa Consistorial, construida en 1570, presenta una sobria fachada renacentista, sobre una galería porticada.
Otros monumentos dignos de ser visitados son el Palacio de Vallesantoro, actual casa de cultura; los palacios de los duques de Granada de Ega del siglo XV, y de los condes de Guenduláin del siglo XVII y la ermita románica de San Adrián de Vadoluengo.
Tiene un Refugio de 10 plazas, salón, cocina y agua caliente.