Santa Catalina de Somoza.- Altitud 977 m.

Su población 50 habitantes

A Santiago 244 Km.

Pequeña localidad con arquitectura tradicional con los típicos corredores de madera y algunos tramos de calles con empedrados en el firme. Los muros de las fincas y huertas y de las construcciones están realizados en piedra. Calles y casas de piedra en algunos puntos del pueblo transmiten la sensación de estar en otra época, de que no ha pasado el tiempo.
Comienza el ascenso al Monte Irago y Santa Catalina ya tenía fama en la antigüedad por su hospitalidad y buena acogida a los peregrinos.
Su parroquial de Santa María, es una sencilla iglesia de piedra, como todas las casas de la zona, con unos pequeños soportales y la espadaña que la caracteriza, en su interior guarda una reliquia de San Blas, patrono del pueblo, da al lugar un entrañable aire medieval.
Debió existir un albergue de peregrinos y un hospital. Los documentos históricos suelen denominar a este pueblo con el nombre de Hospital de Santa Catalina.
Hay retazos de encinares, los cultivos son escasos por el abandono rural, pero aún se aprecian algunos, testimonio de una agricultura de subsistencia. En general se trata de pequeñas huertas en las que son frecuentes las berzas gallegas, producto de huerta adaptado a las condiciones del suelo y del clima y que se cultiva en toda la Maragatería.