Viana.- Altitud 472 m.

Su población 3.313 habitantes

A Santiago 610 Km.

Se encuentra formando parte de la depresión de Estella, en el extremo suroccidental de la comarca ya en la zona fronteriza con La Rioja.
Ultima localidad de Navarra, fue fundada por Sancho VII en la frontera con Castilla, con fines evidentemente defensivos, estuvo cercada de muralla y los restos actuales de esta revelan su condición de plaza fuerte y fronteriza.
Su monumentalidad se manifiesta en la abundancia de palacios y grandes casonas, todas ellas con escudos nobiliarios.
Balcón de Toros. Los autores del edificio fueron los mismos que los de la Casa Consistorial. La fachada es austera, igualmente de acusada sensación de masa y horizontalidad y realizada en cuidada piedra de sillería. El famoso balcón de Toros, hoy desaparecido fue mandado construir por el Cabildo. De estilo barroco clasicista está claramente influido por la arquitectura francesa de la época.
Hospital Civil de Nuestra Señora de Gracia. Su origen data de 1487. Inicialmente fue Hospital Civil. Su falta de unidad estilística se debe a las numerosas transformaciones sufridas desde el inicial estilo gótico. Destacan sus bóvedas de crucería con baquetones en la cabecera y una bóveda barroca rebajada de medio cañón con lunetos. En su fachada destacan dos etapas constructivas claramente diferenciadas: La primera, del siglo XV en sillería y la segunda, del siglo XVI en ladrillo.
Iglesia de San Pedro. Es el templo más antiguo de la ciudad. Su aspecto denota su primitiva función de fortaleza. Las desafortunadas ampliaciones que fue sufriendo a lo largo del tiempo le ocasionaron la ruina de sus muros maestros y desapareció como parroquia en 1887. Hoy día conserva parte de sus muros, una nave lateral con algunas pinturas, parte de la cabecera, el trascoro, el torreón y su portada, barroca del siglo XVIII. Su estilo predominante está marcado por la influencia cisterciense especialmente en la cabecera.
Iglesia de Santa María. De entre sus monumentos destaca la Iglesia de Santa María y su majestuosa puerta plateresca. Importante edificio construido entre los siglos XIII y XIV. La buena situación económica de la villa se tradujo en las continuas reformas que se realizaron en el templo, así como en el encargo de numerosos objetos artísticos, aún atesorados en su interior. Se trata de una iglesia gótica de tres naves de cuatro tramos, con capillas entre contrafuertes, triforio y cabecera poligonal, cubierta por bóvedas de crucería. A los pies se encuentra una portada del siglo XIV, de tres arquivoltas, presidida por la Virgen con el niño, que son adorados por dos ángeles. A lo largo del siglo XVI se levanta la torre y se ejecuta, en el lado de la Epístola, una gran portada, contratada en 1549 por Juan de Goyaz. Presenta un complejo programa iconográfico presidido por la Virgen María, junto a otras escenas de la vida de Cristo. Se debe reseñar su importante retablo mayor, diseñado en la segunda mitad del siglo XVII por Pedro Margotedo, y en el que se representan escenas marianas acompañadas por los apóstoles.
Hay un retablo dedicado a Santiago. En el atrio, una lápida recuerda a uno de los personajes más instigantes del renacimiento: César Borgia, muerto en campos de Viana en 1507.
Casa Consistorial. Este gran edificio de forma prismática, destaca por su cuidada sillería y por su acusada sensación de horizontalidad. Tiene dos cuerpos, de los cuales el superior se alza sobre soportales. La decoración de estos cuerpos se realiza mediante motivos arquitectónicos. La clave para aligerar su macicez es una curiosa superposición de órdenes, ya que los capiteles son todos ellos toscanos, residiendo la variación decorativa en los fustes de las pilastras. Muy bellos son los balcones, con una preciosa labor de forja en los balaustres.