Vilachá.- Altitud 420 m.

Su población 125 habitantes

A Santiago 91 Km.

Es una aldea algo más grande que las anteriores, pero que tampoco tiene servicios para el peregrino.
Tiene un Cruceiro construido en el siglo XX, en sustitución del anterior cruceiro derribado, por un cantero de Poio, municipio de la provincia de Pontevedra con afamados maestros canteros. Levantado sobre pequeña plataforma cuadrangular, con pedestal prismático de poca altura y caras lisas. Presenta un fuste original imitando el tronco de un árbol con los nudos muy marcados, decorado con la imagen de Santiago Peregrino y rematado en capitel cuadrangular, decorado con volutas en las esquinas y cruz de palos finos de sección circular y formas nudosas. La cruz con la imagen de Cristo bajo cartela de INRI en el anverso e imagen mariana de formas simétricas, asentada sobre peana, en el reverso.
Su parroquia, Santa María de Vilachá. Pequeña iglesia de estilo barroco, de tipología rural frecuente en la comarca. Tiene planta rectangular con una sola nave, presbiterio y sacristía en el muro septentrional. En el interior, nave con bóveda de cañón rebajada, con acceso al presbiterio mediante un arco triunfal de medio punto apoyado sobre pilastas. Coro alto con estructura de hormigón y balaústres de madera. En el exterior, muros de cachotería revocados a excepción de los esquinales y recercado de los huecos. Cubierta de teja plana a dos aguas. Sencilla volumetría. Sobria fachada principal, compuesta por perpiaños de estereotomía plana, con puerta rectangular y un pequeño hueco para la iluminación del coro. Sobre la cornisa, pequeña base irregular con espadaña de dos cuerpos rematada por pináculos. Sencillo retablo neoclásico con imagen en hueco central de Santa María, patrona de la iglesia.
Un poco apartado del Camino y a la izquierda de esta localidad, se encuentra el Monasterio de Loio y las ruinas de una ermita.
Se cuenta que en este lugar, allá por el año 1172, doce caballeros se unieron y juramentaron dar protección a los peregrinos de los asaltos musulmanes. Así nació la Orden de los Caballeros de Santiago.