Villar de Mazarife.- Altitud 888 m.

Su población 400 habitantes

A Santiago 280 km.

En Villar de Mazarife existen tres albergues de titularidad privada:
- Albergue de Jesús: casa particular restaurada (alojamiento).
- Albergue de San Antonio de Padua: comidas (menú del día) y alojamiento (literas).
- Tío Pepe: habitaciones individuales y colectivas. Comidas.
Villar cuenta además con un mesón y un bar, además de dos tiendas de comestibles para que los peregrinos puedan avituallarse.
MOSAICO
Mosaico realizado por Laureano García San Millán, en el año 1994, en el Monasterio de Poyo (Pontevedra). Transportado e instalado por la Junta Vecinal de Villar de Mazarife.
Historia del Retablo de la Iglesia.
SANTIAGO EL MAYOR, discípulo de Cristo al igual que su hermano San Juan fue decapitado por Herodes Agripa hacia el año 42, según narra San Lucas, y su cuerpo fue arrojado fuera de la ciudad como pasto de los perros y de las fieras. Pero sus discípulos regresaron al lugar de noche y se llevaron el cadáver hasta el puerto de Jope, donde apareció una embarcación preparada para navegar, aunque sin tripulación, al bordo de la cual subieron el cuerpo de su Maestro y se entregaron al viaje sin mayores preocupaciones. Al séptimo día de la navegación, después de haber atravesado las columnas de Hércules, arribaron al puerto de Iria, en la desembocadura del Ulla, en tierras gallegas. En el momento de depositar el cuerpo del Maestro en una gruesa roca, a la que ataron la barca, esta cedió como si fuese de cera hasta convertirse en el sarcófago del Santo. Llegada la noche, los discípulos se adentraron unas 12 millas en el interior hasta el lugar elegido para el enterramiento, y acudieron luego a la Reina Lupa, dueña de los contornos, a la que pidieron una pequeña parcela para dar sepultura a su maestro. La mujer los remitió al Rey Duyo, declarado enemigo del Cristianismo, quien los encarceló. Fueron liberados por un ángel y perseguidos por el ejército que moriría ahogado al ceder, milagrosamente, el puente por el que intentaban cruzar el río.
Volvieron los discípulos a Lupa. La reina, aterrada con lo sucedido, quiso deshacerse de ellos y los envió al Monte Illicinus (más tarde de pico Sacro).
Les indicó que allí encontrarían una manada de bueyes mansos para uncir el carro que llevaba los restos del Apóstol Santiago; En realidad, se trataba de toros salvajes. Al aproximarse los discípulos, les salió al encuentro un Dragón que ahuyentaba a todos los habitantes de la comarca y que ante su presencia, se esfumó sin dejar rastro. Acto seguido, se acercaron a los toros, animales que olvidaron su natural fiereza, se dejaron uncir a la carreta. Con ello se dirigieron al palacio de la Reina Lupa, provocándole tan asombro que se convirtió al Cristianismo y ofreció su palacio para Iglesia y sepultura del Apóstol.
Refugio de 14 plazas, bares y hacen bocadillos.