Viloria.- Altitud 803 m.

Su población 83 habitantes

A Santiago 535 Km.

Viloria se apellida "de Rioja" por su cercanía a esta provincia y por las similitudes geográficas y ambientales de las tierras de los Bajos Tirón y Oja. Se ha llamado "Riojilla" a la subcomarca oriental del partido burgalés de Belorado. Hoy se ha generalizado el nombre de Viloria, aunque, a veces, se lee el nombre de Villoria.
Esta comarca y Viloria con ella, tienen vocación de camino, de tierra de paso.
Para la historia Viloria nace a finales del siglo IX. Reinaba Alfonso III y estas partes de la antigua provincia romana de Tarragona habían cobrado un valor político-militar muy fuerte por las presiones que sobre ellas ejercían árabes, navarros y castelllanos. El conde Diego Rodríguez, fundador de Burgos en el año 884, recuperó Oca, sede episcopal y todo el territorio oeste de la actual Sierra de la Demanda y las fuentes del Tirón y Oja, estableciendo un nuevo campo militar cuyos bastiones eran Pancorbo, Cellorigo, Cerezo e Ibrillos. La acción militar fue acompañada de una colonización abundante fundándose entonces la mayoría de los pueblos que hoy existen y otros que han desaparecido como Olmillos.
Viloria no aparece documentada hasta el año 1028, aunque su existencia es anterior. Viloria dice tanto Villa de Oro como Villa de Aurea o de Oria. En el primer caso, significaría villa rica o agraciada por alguna particularidad y, en el segundo caso, nos hallaríamos ante un personaje femenino que habría podido intervenir en la fundación de la misma. Precisamente en el año 1028 leemos en un documento procedente de San Miguel de Pedroso el nombre de Villa Oria con cuya viña de Fresneda limitaban unas heredades que la monja doña Jimena donaba al famoso monasterio de Pedroso.
En el año 1043 la referencia ya se concreta en Viloria. Aparece en un documento de San Millán de la Cogolla por la que el desafortunado rey García de Navarra dona a don Gómez ya los monjes de San Millán algunas propiedades y la villa de Leciñana en los confines de Villorie. En 1079 se cita el molino de Viloria propiedad del monasterio de San Martín de Berberana que luego pasó a San Millán de la Cogolla. Más tarde, en 1087, leemos otro documento que nos parece apócrifo pero que hace referencia a Villa Oria por el que la noble señora doña Orodulce y su hijo se entregan al monasterio de San Millón con todo cuanto posean que es mucho, entre otras villas, la de San Pedro "que está situada arriba en Villa Oria". Si este documento fuera auténtico se sellaría ante la madre de Santo Domingo de la Calzada y ante éste, la mayor gloria de Viloria por su santidad y como constructor del Camino de Santiago, dato poco probable pues Santo Domingo contaba entonces casi 70 años.
Otra generosa mujer dona a San Millán en 1094, sus divisas en varios lugares e incluye la que poseía en Villoria. Dos años antes (1092), Rodrigo Ordóñez, alférez de Alfonso VI y su esposa María donan al célebre San Millán una larga relación de bienes entre los que figuran los que poseen en Viloria. Este documento se guarda en la Catedral de Burgos.
Santo Domingo de la Calzada es el hijo insigne de Viloria. Nació en esta localidad el 12 de mayo de 1019, y fue bautizado en la pila bautismal que aún se conserva en la iglesia, y murió en Santo Domingo de la Calzada en 1109, a los 90 años. En tan largo espacio sirvió a los peregrinos de Compostela en el llamado Camino de Santiago que pasa rozando la villa de Viloria. La obra de Domingo resultó tan eficaz que el mismo rey Alfonso VI le confió la mejora del Camino Francés en todo el tramo de su reino, es decir, desde Logroño hasta el final en Compostela.
En su labor como "ángel de la guarda" del Camino de Santiago, realizó varias obras. La calzada sobre el río Oca y la villa aneja que lleva su bombre y la elección de Juan de Ortega, su paisano burgalés, entonces un joven de 14 años, como discípulo predilecto. Murió cargado de méritos y de años.
Salvo los años del siglo XI en que fue anexionada al reino de Navarra, Viloria giró en torno a Burgos excepto en el aspecto religioso pues durante siglos fue administrada por la inmediata diócesis de Calahorra-La Calzada. En 1571 aparece con 175 habitantes. Gobantes, a principios del siglo XIX, le asigna 120 que se reducen a 104 en 1843; en 1910 ascendían a 240 y en 1960 ya eran 251.
Viloria fue siempre realenga salvo el periodo que fue señorío de los condes de Argote. Al configurarse la geografía política actual, Viloria y toda la Riojilla quedaron definitivamente encuadradas en la provincia de Burgos y partido de Belorado.